Blogia

La Nota

La Nota 04/04/2003 y 05/04/2003

04/04/2003

Ufffffff, cuantas cosas que tengo que contar. Y no sé por donde empezar.

Comenzaré por la que más ilusión me hace. Alicia es una hermana fenomenal, poco me lo esperaba, pero se ha portado como una fenómena. Su estilo es un poco particular, pero me quiere y se preocupa por mí. Seré tonta, de todo lo que ha pasado eso es lo que más ilusión me ha hecho.

Bueno hacía las 2 de la madrugada de antes de ayer recibí un mensajito de Alicia, en que me pedía que fuera a verla a la estación de Oimachi con urgencia. Y eso fue exactamente lo que hice, me vestí y me fui para la estación de Oimachi. La verdad es que no me hace mucha gracia coger el metro a esas horas, pero Tokio es un lugar muy seguro. Y el mensaje decía URGENTE. Cuando llegué a Oimachi allí estaban ella y Goro. No esperaba encontrármelos juntos, pero no me sorprendido mucho, al fin y al cabo, Alicia había hecho mucho hincapié en que solo podía confiar en Goro. Alicia y Goro son pareja, eso si que me sorprendió, viven juntos (eso sí que me alucinó) aquí al lado en Yokohama. Hace más de siete años que salen juntos, es increíble. Realmente Alicia es una desconocida.

La urgencia de verme era por los análisis del bueno del tío Fuku, resulta que han dado positivos en THC, Alicia me ha dicho que eso significa que en los últimos 2 meses he fumado maría. Bueno eso ya lo sabía yo, cuando me la fumé yo estaba presente. Pero resulta que en Japón el consumo de drogas (incluida la marihuana) es un delito. Vaya Solo 4 meses y ya soy una delincuente. Me siento como el Lute, jejeje. Sé que no es para hacer bromas, pero cuando me pongo nerviosa solo me salen paridas.

Resulta que la familia Utada no ve con buenos ojos que se fume maría, bueno ni la familia Utada ni el 90% de familias del mundo. Eso no merecía la pena mencionarlo, pero lo repitieron tantas veces que más vale que lo ponga. Resulta que Alicia y Goro en el pasado tuvieron problemas con las drogas. Yo sabía que Alicia había tonteado con las anfetaminas, pero pensé que había sido lo típico, un par de tripis en la discoteca y ya está. Bueno pues los problemas fueron serios, estuvieron enganchados mucho tiempo. Ya llevan 4 años limpios, cuando me lo dijeron parecía que esperaran que les diera una palmadita en la espalda o un ¡Bravo chicos! Pero la verdad es que no me importa mucho, que mi hermana sea un exdrogata, no sé, mola. Alicia la renegada, ya vuelvo a soltar gansadas. El hecho es que Goro tuvo mucho que ver en las adicciones de Alicia, y en casa de los Utada se montó una especie de guerra civil. Durante mucho tiempo Daisuke y Fukusaburu no se hablaron y parece que desde hace un par de años (los que coinciden con el retorno a la universidad de Goro) que todo se había dado por olvidado. Pero que con la mierda de análisis, por lo visto la paz familiar estaba en peligro.  Y aquí Carla se acojona, porque acojona mucho oír hablar a tu hermana la exdrogata en esos términos ¿armonía familiar?, coño parecía sacada de una galleta de la suerte.

Pero yo debo haber caído en gracia, porque Goro abrió el sobre antes que Fuku y como de análisis de esos entiende bastante, pudo secuestrar los resultados. Pero, está claro que cuando vea que no llegan los resultados, los volverá a pedir a la clínica. Solo había ganado un poco de tiempo. ¿Tiempo? Tiempo es lo que me sobra, estoy castigada, si algo me sobra eso es tiempo.

El detalle del secuestro de los análisis, es muy bonito, lo guardaré siempre, realmente Goro es de confianza. Pero yo no soy ni Goro ni Alicia, yo no soy drogadicta, solo me fumé un par de petas mientras estaba tumbada en el césped con Kyo. Fumarme un par de porros, de higos a brevas, no me convierte en drogadicta. He tenido muchas ocasiones para tomar mierdas mucho más duras que la maria y he pasado. A mi no me van esos rollos, si fume maría es porque me apetecía relajarme un poco y porque había. Pero ni voy a ir a buscar maria, ni voy a robar para conseguir un poco, ni se me va ir la olla. Así que tengo la conciencia muy tranquila, y eso es exactamente lo que le dije Alicia y a Goro. La verdad es que estaba acojonada, vale me hubiera cagado las patas abajo si hubiera podido. Pero cuando las cosas están tan liadas como lo estaban, paso. Lo mejor es solucionarlo como si fuera una tirita, se quita de golpe y ya está.

Ellos continuaron hablando de lo mal que estuvo la familia, y qué más vale que buscara algún tipo de salida a mi situación. La verdad es que desde llegué a Japón mi animo ha ido en picado hacía bajo, y ya no me venía de allí. El espíritu combativo lo tenía en batería baja, así que decidí lo que Olga ha dicho que era la decisión más madura. Claro está ya tengo 16 años, supongo que ya no soy una niña pequeña, y a lo hecho pecho.

Goro me acompañó hasta casa, él se quedó fuera y yo entré por el jardín, no era cuestión de despertar a la familia en pleno.

Cuando llegué solo faltaba una hora para que Maru y papá se levantaran y la casa comenzara a moverse. Así que decidí, tantear el terreno, fui a la habitación de Tetsu. Si Tetsu sería mi termómetro Utada, según se lo tomara él, podría esperar la reacción de Daisuke. Tetsu  sería  para Daisuke como Susi sería para mamá. Así que me planté en su habitación y le desperté. La verdad es que le chocó mucho que entrara de esa manera y tan pronto en su habitación. Desde que se fue Susi que había intentado evitar hablar con él con todos mis medios. La verdad es que no tenía mucha idea de como decírselo, así que fui tanteando el camino. Le pregunté sobre que opinaba del tabaco, él fuma así que podía intuir más o menos la respuesta. También del consumo esporádico de una cervecita, un sake, un licor,… Creo que vio mis intenciones, después de esa me paró. Así que le solté que hacía un par de semanas me había fumado un peta y temía que aquello saliera en los análisis del tío Fuku. En ese momento los ojos se le pusieron redondos como unas naranjas valencianas. Dios es increíble ver a un japonés con los ojos tan abiertos. Pero enseguida volvió a su condición de japonés y en vez de soltarme algo, se quedó callado mirándome perplejo. Sé perfectamente que los jóvenes nipones también fuman maría, es más quien me la ofreció fue Kyo, que no tiene mucha pinta de Jamaicano. Pero eso por supuesto no se lo dije, solo me quedé también callada esperando la respuesta. Pero en ese momento no hubo respuesta.

Así que, la situación era tan tensa y tan silenciosa con Tetsu que decidí, esperar un poco más para soltárselo a Daisuke.

Cómo ya le había despertado ayer Tetsu desayunó con Maru, papá y conmigo y se ofreció a llevarme él a la escuela. Esperaba que durante el camino explotara, pero ole su temple, que durante el camino no soltó nada. Eso sí, cuando estábamos apunto de llegar a la escuela, me dijo que debía decírselo cuanto antes a papá. Y yo aproveché para preguntarle como creía que se lo tomaría papá. Con lo que Tetsu soltó un mal, de esos de final de episodio de telenovela, que faltaba la musiquilla para hacerlo más dramático. Así que durante todo el día en la escuela estuve pero no estuve, mi cuerpo estaba allí pero mi mente estaba imaginando todo tipo de infames castigos, incluso la cárcel.  

Tetsu me recogió del instituto, y parecía más predispuesto a mantener una conversación, pero los silencios que gastan los japoneses me incomodan mucho, y estaba muy nerviosa. Y como ya he dicho cuando estoy nerviosa tiendo a soltar muchas paridas, así que preferí no hablar mucho. Apenas me atreví a preguntarle que opinaba él. Y por supuesto aunque Utada Tetsuzan es nacido en Tokio, se salió por peteneras. Me contestó, que lo que él opinara no tenía la mayor importancia, lo que realmente importaba es lo que opinaría de eso papá. ¡Nos habrá jodío el chino! Eso ya lo sé, pero me hubiera gustado saber a que atenerme, ¡coño! Bueno cargándome de paciencia, (realmente quien me ha visto y quien me ve) le volví a repetir la pregunta. Y a lo que Tetsu me respondió ¿tú que crees que debería pensar que mi hermana pequeña tome drogas? Primero un japonés me ha respondido a la gallega, segundo eso ha sonado como si yo me metiera heroína a cada momento.  Ves, ese es el problema se magnifican las cosas, de un grano de arena Tetsu ya había hecho una montaña. Y seguro que Daisuke también lo haría. Así que continúe con el Chechutermómetro, y le contesté que fumar un porro un día no te convertía en drogadicto, al igual que tomar una cerveza un día no te convertía en alcohólico. Entonces la conversación comenzó a subir de tono, ¿y cómo se yo que no fumas cada día?, pues porque me verías flipada constantemente. ¿Cuándo fumaste no te vi, y eso no significa qué no fumaras? En ese momento se me ocurrieron un montón de groserías, pero me interesaba más tantear el terreno que desahogarme. Pues supongo que tendrás que confiar en mi palabra ¿estaría bien para variar?, le solté. Y él, con lo que desde que llegué no he dado motivos para que confíe. Coño, acababa de decirle que me había fumado un peta, ¿qué más prueba de sinceridad necesitaba? Y de nuevo el silencio. Tetsu que vuelve con “es por que te ves en un apuro”, pero esa ya me la esperaba y tenía preparada la respuesta “podía haber esperado a que surgiera el apuro, pero en vez de eso he acudido a ti y te lo he explicado”. En ese momento tenían que haberme hecho la ola. También sabía su respuesta, bueno la posible respuesta de Daisuke, que va a ser lo mismo. “Eso te honra, pero no cambia lo que has hecho”, cómo se nota que Tetsu no es católico, ¿no sabe que cuando te confiesas se expiran todos tus pecados? Afortunadamente, ya llegábamos a casa, porque ya me comenzaba a cansar de ese tira y afloja. Y tenía que reservar fuerzas para Daisuke.

Al llegar a casa me puse a hacer los deberes, no fuera que al cabreo se le hubiera de sumar alguna que otra notita. Además, papá no llegaría a casa hasta las ocho y no tenía más ganas de hablar con Tetsu. La tarde pasó volando, apenas alcance a decirles a Shoyo y a Hiro que desparecieran esa noche, qué se lo montaran como pudieran pero que desaparecieran. No sé si Daisuke pero mamá cuando se cabreaba de verdad tenía honda expansiva y la pagaba con cualquier bicho viviente que se pusiera en su camino. 

Papá llegó sobre las 8:30 parecía cansado, cosa que jugaba en mi favor, cabrearse comporta mucha energía, y él no aparentaba tener mucha en esos momentos. Así que cuando llegó, no le dejé que se tomara un baño, le dije que necesitaba hablar con él, que era importante. Bueno al igual que hice con Tetsu, le fui presentando la situación con ejemplos, videojuegos, cerveza, cigarrillo, El hecho es que se me estaban acabando los símiles y él comenzaba a sospechar algo, y se lo solté. Le solté que haría un par de semanas había fumado un porro y qué desde entonces me sentía muy culpable. Que creía que podía haber cogido el SIDA (ahí me regalé lo sé), que estaba muy asustada, que quería volver a casa, y todo esto sin dejar de lloriquear. Oscar a la mejor actuación para Carla Ferrer. Vale lo confieso me acojoné, no fui capaz de plantarme delante de Daisuke y decirle “sí, me fumé un peta, pero ya está”, así que apliqué la misma técnica que Cris utiliza con sus viejos. La de auto fustigarse y tomarse las cosas a la tremenda, claro está solo de cara a la galería. Pero he de confesar que funcionó, papá en vez de enfadarse y montar en cólera, intentó calmarme. Después utilizó un tono de voz muy suave y me hablo como si yo fuera un crío de 6 años, yo no dejaba de sorber los mocos y gimotear. Incluso no pude para de hipar durante un buen rato. Ruin, muy ruin. Lo sé. Pero me asusté, y menos mal que me asusté, porque quizás si se lo hubiera soltado como tenía planeado las cosas no hubieran ido tan bien.

Así, que conseguí capotear el temporal, he conseguido que no me maten por consumir marihuana pero no conseguí que no me castigaran por aprobar un examen, ¡qué raro es oriente! Es más con el pedazo de disgusto que me metí entre pecho y espalda, ni siquiera hice caligrafía ni leí el libro. Sí lo sé aplico antes la técnica de auto fustigación con Daisuke. El problema es y cómo bien me lo ha hecho saber Tetsu, se me ha visto el plumero, bueno solo me lo ha visto él. Pero sé que es un tío rencoroso y que no va olvidarlo, pero quien me preocupaba era Daisuke, y con él, ahora las cosas incluso están mejor que antes.

Y ahora tengo la sonrisa del triunfador, la verdad es que los chicos en cuanto me vieron esta mañana me lo dijeron, que me veía esplendida y muy alegre. Claro que no les dije la verdad, no sé, no creo que ellos sean como Cris, Olga, Rubén y Paty. Ellos son niños de casa buena y quizás lo de los porros lo vean muy marginal. Peor en clase de informática hable con Cris y le conté todo, no paraba de reírse y de decirme que era una buena aprendiz, jejeje. Desde hacía tiempo que no estaba tan contenta. Yo ya me puede ir lanzando miradas de reproche Tetsu que ahora mismo me rebotan.

También he aprovechado para llamar a Alicia y contarle todo, la verdad es que también se ha sorprendido de la reacción de Daisuke y ¿Por qué no? De la mía. Por supuesto me ha recogido Tetsu, no hay nada como ser unos de los jefes para salir cuando te salga en gana.  Y durante todo el camino no ha parado de gritarme, ya puede gritar hasta quedarse afónico, que no va a cambiar que he conseguido salir ilesa de esta.

Cuando he llegado a casa por supuesto me he puesto a estudiar en el salón, ahora hay que portarse muy bien durante al menos unos días, vida ejemplar. Y Maru se me ha acercado y me ha dicho, al oído que cuando ella estaba en la universidad una vez le dio una calada a uno, qué no me preocupara, que no me iba a morir. Jejeje, está mal, vale, lo sé. Pero es tan chulo ver como toda la casa se ha tragado el anzuelo.  

05/04/2003

Hoy es el último día de clase, este sábado se hará una pequeña fiesta para que vayan los alumnos y sus padres, esta vez, si que lo he dicho en casa, sigo sin haberme apuntado a ningún club de los que organizan estos embolados pero bueno iré a ver lo que hacen. Y la semana que viene será la semana temida por todos, la semana de los no-exámenes con sus correspondientes no-calificaciones. Creo que en las materias que no son de ciencias me las van a clavar doblada, pero bueno, ahora soy estúpidamente feliz, que le voy a hacer. Mari dice que pare de sonreiré que parezco mongui, se que está desquiciada con los exámenes y lo dice por eso. Mari se toma sus estudios muy enserio, en ese sentido es más japonesa que los propios japoneses.   Me he despedido de la señorita Hirata (cocina), del profesor Okumura (informática) y del profesor Gushiken (caligrafía), quizás no los vuelva a ver.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La Nota 01/04/2003 y 02/04/2003

01/04/2003

Hoy he ido a clase, Maru no quería dejarme ir, pero le he hecho entender que no puedo perder más clases. La verdad es que me hubiera encantado quedarme en casa, adelantando estudio, pero la curiosidad me mataba. Solo llegar, he saludado a los chicos, ellos me han entregado los regalos de mi cumple, por supuesto los he abierto allí mismo, destrozando los papeles que los envolvían, me encanta hacer eso. Y les he dado las gracias, Joe me ha regalado una cámara de video minúscula, de 2 megapixeles, dice que no tienen muy buena calidad, pero que es tan pequeña y que es una cucada. Mari me ha regalado unos mangas, ha sido muy buen regalo, entre los estudios y el castigo que no he podido leer nada divertido.  Valeria me ha regalado una cazadora como la de Mari, sino compra ropa Valeria no se siente realizada. Pero la cazadora es realmente chula. Harry me ha regalado un set de caligrafía, cuando le he mirado ha captado la indirecta, así que me ha invitado a comer en la pizzería de detrás del cole. Después de eso, les he enseñado los deberes que me trajo la señorita Hirata, está muy bien porque hay un par de lecturas y de esquemas que aun no han dado en clase, así que mientras ellos se hacía fotocopias, yo he aprovechado para llamar a Alicia. Vale que eran las 7:17 cuando la he llamado, pero no podía esperar. Efectivamente la he despertado, y no le ha hecho puta gracia. Pero me ha dicho que el jueves libra por la tarde, así que me invitará a merendar y hablaremos. No sé si podré esperar hasta el jueves. Las clases ahora son más Light, a pesar de haber faltado una semana, he podido seguirlas. Excepto cultura nipona, pero no creo que pueda seguirla nunca, demasiadas fechas y nombres raros. No soy capaz de acordarme de los nombre españoles no te cuento de los nipones o chinos. Hoy por ejemplo hemos hablado del Chung-Yung ese libro me persigue hasta la escuela, lo que yo diga es un libro maligno. Pues resulta que el puñetero libro no es japo, sino chino. ¡Toma castaña! Cada vez me caen mejor los chinos. Si ahí están ellos son los originales y los japos unos separatistas rencorosos. Vaya como los catalanes, pero sin lo del rencor. Sé que me matarían si dijera esto en voz alta. Las clases de la tarde han estado muy bien, han sido una especie de mejores momentos. En informática he podido conectarme en el Messenger mientras el profe hacía un poco el freak. He podido hablar con Paty, está súper agobiada cree que le va a quedar física, química y historia. He intentado calmarla, se me había pasado por completo que en Barcelona también están de exámenes en esta época. Supongo que todos los estudiantes estamos aquejados del mismo mal.

Al llegar a casa ya estaba montada otra vez, Maru y Eichi discuten casí a diario, pero cuando los profes de Eichi le escriben notitas o como hoy hacen visitas, el pobre Eichi tiembla. Son muy tremendistas, vale que el niño es un gandul del copón, y que solo piensa en jugar, pero que esperan tiene 9 años. Bueno pués, para mi sorpresa Maru no le ha castigado, yo aun estoy pellizcándome. A sido mucho más retorcida (palabras casi textuales de Eichi), le va a apuntar a clases extras. Así que en el próximo trimestre Eichi llegará a casa sobre las seis, justo para comer, hacer los deberes e irse a la cama. Visto así, sí que es una faena. Se le acabaron los dibujos de la tarde y la videoconsola. Cuando a Maru se le haya pasado el cabreo intentaré interceder por Eichi, pero ahora está muy burra es incapaz de razonar. Akira se ha ido a las siete, pobrete no quería marcharse, creo que son por los juguetes de Eichi. Y he podido ver la arpía de cerca, es más guapa en persona que en fotos, pero realmente no es miss simpatía. Me ha mirado de reojo con cara de haber olido un pedo. Bueno la próxima vez que venga Akira no pienso ponerme enferma así podré jugar más con él. Es tan rico.

Después de cenar, pues la rutina de siempre caligrafía y el libro, bueno solo informar que en cuestión de una semana han desaparecido 8 libros, solo quedan 2. Ánimo ¡hazte con todos! Shoyo o Hiroani son unos fieras con esto de hacer desaparecer los libros. Pero igualmente, he tenido que leer una horita de píe. Menos mal que pongo el mode spanish, y solo leo sin entender nada de lo que pronuncio. Al principio cuesta, pero comienzo a hacerlo realmente bien, vaya ahora que comenzaba a cogerle el gustillo a esto de hacer desaparecer los libros. Todo sea por el bien de la familia, esta noche hago desaparecer los 3 que quedan de un plumazo. Daisuke ya puede ir encargando una docena más a la librería.

Esta noche, cuando todos ya duerman, iré a ver a Kyo, me tiene  preocupada.

02/04/2003

Casí me quedo dormida en casa de Kyo, menos mal que el pipipip de su reloj me despertó, justo a tiempo para llegar a casa antes que Maru se despierte. El pobre tiene una pinta horrible, la fiebre no es tan alta como la mía, pero le está durando más. Shoyo pasa cada día para dejarle los apuntes, y del dojo se está encargando su padre y su tío. La verdad es que aun no conozco al tío de Kyo. Por lo que cuenta Kyo es muy majo, es de la edad de Ai, y ha estado por todo el mundo. Kyo habla con verdadera admiración de su tío. Esta bien, porque a parte de su madre Kyo no es que se lleve muy bien con el resto. Le he dicho que cuando se recupere lo traiga para casa de los Utada, que yo también quiero conocerlo.

Ahora estoy más tranquila con los exámenes, lo he decidido, no pienso amargarme más, a partir de ahora yo en plan pachorra, como si no fuera conmigo.

Las clases son menos estresantes, si todo está en el coco como dice Olga, vale que ella usa palabras más rimbombantes (como rimbombante) pero es eso a fin de cuentas.  Hoy en cocina hemos hecho pastelitos y galletas, una vez hemos acabado nos los hemos comido, está muy bien, porque me apetecía mucho comer chocolate. El profesor de caligrafía me ha traído unas cuantas láminas “muy bonitas” yo realmente solo veo garabatos. Pero parecía contento y yo he sido más falsa que un duro sevillano y me he pasado dándole las gracias, más que unas láminas parecía que me había regalado un diamante.

De camino a casa Tetsu le apetecía hablar, pero yo le odio, así que todo el rato le he hecho preguntas incomodas. Educadas todas pero incomodas a más no poder. Me hubiera encantado preguntarle ¿quién es el yonki de la familía? Pero no soy tan suicida, pero me ha rondado todo el camino soltársela. Pero si no he hecho vente preguntas sobre la ex de Hogai, no he hecho ninguna. También le he preguntado si él había estado casado (¿quién coño se iba a casar con él?), si tenía hijos, si tenía novia. Me parece que no va intentar entablar otra conversación en mucho, mucho tiempo.

Por supuesto cuando he llegado a casa Maru seguía enfadada con Eichi, pero Eichi ha hecho los deberes y se ha puesto a jugar a la play, cómo si no fuera con él la cosa. Este chaval, los tiene cuadrados, es de admiración.

Y efectivamente esta noche no había libro que leer, afortunadamente papá tampoco estaba allí, así que ha sido Tetsu al que le ha tocado reñirnos por lo del libro. El pobre Hiro es él que peor parado ha salido. Tetsu parece tener predilección por Hiro, extraño, pensé que aprovecharía para machacarme a mí. Pero, la cogió con Hiro. Con la mierda del librito estuvimos hasta las tantas despiertos. Cuando llegó papá, ni siquiera nos hizo caso, se fue directamente a la cama. Debía de estar muy cansado, porque no le gusta que Tetsu haga de padre, y eso es precisamente lo que estaba haciendo Tetsu.

Bueno, cuando todos estuvimos ya en la cama y me proponía ir a ver a Kyo pero de repente recibí un mensaje de Alicia, en el teléfono. En el mensaje dice, que debo reunirme con ella, ahora en la estación de Shibuya, es urgente.

La Nota 27 y 28 del 03 del 2003

27/03/2003

Hoy es mi cumple chupilerele, y me encuentro fatal, las putas inyecciones me dejan dormir pero no duran mucho sus efectos. Además los sobre están asquerosos, es un milagro que no pote después de tomarlos. Maru dice que soy peor que Eichi para tomar los medicamentos. Pues me da igual, los sobres están asquerosos, parecen vomitados de gato. Nunca he probado los vómitos del gato, pero oler, huelen igual. 

Por la mañana Maru me ha hecho compañía, hemos estado viendo una telenovela japo, en la tele portátil. Maru sabe que estoy castigada pero estoy malita y es mi cumple. Ha sido divertido, Maru me ha explicado de que iba, ríete tú de los culebrones venezolanos.

Por la tarde me han llamado Susi, Luís, Laurita. Hemos estado hablando un buen rato, no le he dicho nada a Susi que me encontraba fatal, le he dicho que tan solo un poco pachucha. Justo después de colgara a Susi, ha vuelto a sonar el teléfono eran Paty, Olga, Cris, Ruben, Mario, me han cantado el cumpleaños feliz y me han dicho un montón de burradas, ha sido un subidón. Me han dicho que el fin de semana pasado pillaron una antológica en mi honor. Tendrán morro. Y justo después de colgar el teléfono, Valeria, Suci, Joe y Harry también me han llamado para preguntar cómo me encontraba y para felicitarme el cumple. Hoy no ha parado de sonar el teléfono, se han acordado todos.

Después a la tarde Daisuke y Tetsu han salido antes y hemos hecho una cena familiar. La verdad es que para entonces yo ya me encontraba fatal, pero ha venido Fuku y me ha dado otra de las inyecciones milagrosas, y he podido cenar con todos ellos. Me han hecho un montón de regalos, esto de que los Utada sean familia numerosa es genial. Ahora mismo los he dejado todos en un rincón de la habitación. Y lo mejor, mis tíos me han regalado dinero. Es una costumbre, los meten en unos sobrecitos muy monos  y te los dan. Y dentro pues hay dinero, me viene  de coña, porque voy fatal de pelas. Cuando he subido a mi habitación, para dejar mis regalos, he recibido una llamada en el mobil de Kyo. Hemos hablado unos quince minutos. Él también se encuentra fatal, pero creo que la situación en su casa parece que es un poco más sostenible. Ha hablado con su madre y parece que ella va interceder por él, con su padre. Ojala vaya todo bien. 

28/03/2003

Hoy me encontraba un poco mejor, así que he aprovechado para ponerme al día de todo el trabajo del colegio. He perdido un domingo entero, vaya asco. Bueno igualmente estoy castigada, pero al menos me he podido quedar en la cama. Le he pedido perdón a Fuku, le he dicho que era la fiebre la que hablaba por mí. Se ha reído y me ha dicho que no pasa nada, que ya está curado de espanto. Sobretodo después de haber puesto todas las vacunas a Eichi. También he aprovechado para preguntarle el porque del test de toxicológicos. Me ha dicho que es pura rutina, que siempre que tienen que hacer un análisis alguno de los pequeños (¿yo soy pequeña?) los hace. Le he preguntado ¿por qué? pero ya me ha salido por peteneras. Pero ya me encuentro mejor, así que he insistido, y le he preguntado si Daisuke lo sabía. Y ha soltado un rotundo Claro, sin su permiso no se me pueden hacer los análisis. No le ha hecho mucha gracia que llamara a papá por su nombre, pero la verdad es que ni me he dado cuenta. Pero como aun soy su paciente, solo me ha hecho no con la cabeza y después me ha sonreído.

De la conversación con Fuku he sacado que entre los Utada ha habido casos de drogadicción (¡uy! que fino me ha quedado). Sino de que tanto análisis. ¿Pero quién? Sé que Alicia hizo el tonto con las anfetas, pero ella no es una Utada. Cuando vea a Alicia le preguntaré si sabe algo de eso. Vaya, por fin algo interesante en casa de los Utada. Me muero de ganas que sea mañana y poder llamarla, la curiosidad me puede. Se lo he preguntado a Shoyo, pero el también me ha soltado un silencio incómodo. ¡Mierda! Él lo sabe, y no quiere decírmelo, después de todo lo que he hecho por él.

La Nota 26/03/2003

26/03/2003

Es un bacteria. Ya sabemos que es, es una bacteria que se me ha metido en los pulmones, pero no hay problemas súper Fuku ha traído una súper medicina que me pondrá sana como una manzana. Claro, en los análisis salía esa pequeña hija de la gran puta, sonriendo y bailando por mi organismo. Claro que el bueno de Fuku también ha aprovechado para hacerme una prueba de toxicología, es la segunda desde qué llegué aquí. ¿Tengo cara de yonki, o qué? Además con la cantidad de vitaminas que tienen los refrescos nipones y la cantidad de agua que bebo, ni que acabara de fumarme un porro lo detectaría ese análisis. Claro, que no me ha hecho ni la más mínima gracia. Y esto me he enterado por Goro y por Keiko, qué sino yo sigo feliz en mi inopia. Goro y Keiko han venido a acompañar a Fuku, y de paso me han hecho compañía un ratito esta tarde. Me hubiera gustado ser más conversadora con Keiko, pero entre que Goro me intimida un poco y que no estoy para muchas reuniones sociales, no hemos hablado bastante. Goro no parece de la familia Utada es muy directo. Cuando keiko me ha dicho lo de las pruebas de toxicológicos, él me he preguntado directamente ¿tú tomas drogas?. Eso es impensable para cualquier Utada, pero Goro lo ha soltado como quien dice ¿tienes hora?. Alicia me dijo que confiara en él, pero solo me he atrevido a decirle qué “eso dependía de lo qué él entendía por droga. El café es una droga, el tabaco es una droga, el alcohol es una droga.”. La verdad es que me encontraba demasiado mal para mantener una lucha dialéctica con nadie. Además quería quedarme sola para poder mirar el teléfono.

Kyo me ha contestado el mensaje, qué alivio, él también está enfermo, ¡yupi! No soy mala, pero eso es porque no me había contestado hasta ahora, estaba en cama con mucha fiebre. Me parece que nos ha atacado la misma bacteria, será cochina. Bueno, el mensaje no ha dado mucho más de sí. Pero eso ya me vale. Me sigo encontrando como una piltrafilla pero ahora estoy más tranquila. Y mañana mi cumple, qué lo celebraré con un cóctel de antibióticos.

¿Cuánto tardará en desaparecer la marihuana de la sangre?

La Nota 25/03/2003

 

25/03/2003

Sigo con fiebre, y me encuentro peor aun que ayer, hoy no he podido ni bajar a comer. Maru me ha subido la comida a la cama, como en las películas. Me duele todo el cuerpo, y tengo una tos que me hace que me duela hasta la pestañas, además creo que me provoca dolor de cabeza, porque está a punto de estallarme. Fuku ha venido esta mañana muy temprano a verme, y me temo que no debo haber sido muy amable con él, porque me ha gruñido. Y no ha tenido tanto cuidado cuando me ha puesto la inyección como ayer. No debí decirle, que no pensaba tomarme tantas mandingas, que solo era un constipado, que con reposos y mucho líquido se me pasaría. Él me ha dicho, qué si yo sabía tanto, no sabía que hacia él ahí entonces. Y yo le he dicho que si él no lo sabía yo menos, que por mi se podía ir él sus inyecciones por donde habían llegado. Se que hablaba la fiebre, a mi Fuku me cae muy bien, no sé porque le he soltado esa bordería.  La verdad, es que después de la inyección he podido dormir cuatro horitas, cosa que no había podido dormir por la noche. Mañana le pediré disculpas, me he comportado como una cría. Sí, yo sé reconocer cuando me comporto cuando una cría, pero lo que me cuesta es pedir perdón. Ves, en eso no soy nada parecida a los japoneses, tengo mucho orgullo, para mí pedir perdón es muy difícil. Excepto si hablamos del ¿perdone podría indicarme donde está las estación de policía, por favor?. Ese perdón de cortesía que los japoneses también usan hasta la saciedad no me cuesta nada, ya creo que forma parte de las frases como una especie de coletilla.

No quiero pasar mi dieciséis aniversario en cama, sé que lo iba a pasar castigada, pero una cosa es estar castigada el día de tu cumpleaños (una putada, para que negarlo), y otra bien distinta es pasarlo castigada y enferma. A la tarde he intentado leer un poco de las lecturas de japonés e inglés que trajo la señorita Hirata me trajo ayer, no he podido acabarlas me daba vueltas la cabeza. Me duele todo el cuerpo y esta mierda de tos me tiene frita. Y para más INRI Kyo sigue sin contestar, le voy a enviar otro mensaje, si éste no lo contesta es que pasa de mí.

La Nota 24/03/2003

24/03/03

Hoy no he podido ir al cole, me he levantado con 39 de fiebre, por lo visto la otra noche cuando hablaba con Kyo por teléfono, debí coger un resfriado, o algo así. Pero esta mañana cuando me he levantado me sentía fatal, y me he caído por las escaleras. Menos mal que pasaba Shoyo por ahí y me ha cogido, sino me hubiera roto el cuello. Creo que soy alérgica a Akira, las dos veces que ha estado aquí me he desmayado, jejeje. Me encuentro fatal, y lo peor es que me sabe mal no haber ido a clases. Normalmente haría una fiesta, me quedaría en camita y dormiría hasta que me doliera el cuerpo, después vería los programas malos de las mañanas, bebería chocolate espeso y gandulearía un poco. Y en vez de eso me he pasado el día en la cama pensando que estaba perdiendo horas de estudio. Dios me debo de estar volviendo loca. Lo he visto claro soy un puto zombi, debo de espabilar, la vida no es estudio, leñe.

Por supuesto, como siempre cuando uno de los Utada se pone malo, Fuku ha venido a visitarme. Me ha sacado sangre, como les gusta a estos matasanos pinchar, si les gusta tanto pinchar que se hubieran hecho banderilleros. Me ha mandado un antibiótico que sabe a rayos, y unas vitaminas. La verdad es que no soy muy buena paciente, no me quejo como Eichi, pero pocas veces sigo las instrucciones más de tres días seguido. No tengo cabeza para acordarme de tomar pastillitas, gotas, jarabes o mandingas.

Con la mierda que cada 10 o 20 minutos tenía a alguien subiendo para preguntar como estaba, no he podido mirar el teléfono hasta hace 5 minutos. Kyo no ha contestado aun mi mensaje, no sé si debería enviarle otro. Si mañana no me ha contestado le enviaré otro, o mejor, le llamaré.

La profesora Hirata ha venido a traerme los deberes de esta semana, Fuku ha dicho que necesito descansar, si quiero poderme presentar a lo exámenes. Ha sido genial que viniera la señorita Hirata, porque de largo es la profesora que me tienen en mejor consideración de toda la escuela, y me ha dejado muy bien delante de Maru y familia. Nunca antes había venido un profesor a mi casa, la verdad es que ha sido rarísimo. ¿Servicio a domicilio?. Akira se ha pasado parte de la tarde hasta que ha llegado Hogai gritándome cosas desde la puerta, no le he dejado entrar, hasta que Fuku no tenga los resultados de los análisis, no quiero que el crío se acerque a mí. Pobre, nada más faltaba que Hogai le devuelva la criaturita enferma, para que la arpía de su madre, no se lo traiga más. Hoy le he enseñado a Maru un poco de vocabulario de enfermo “me duele”, “me encuentro mal”, me he roto el…, me mareo, tengo nauseas, vomito, torcedura, picadura, indigestión, diarrea, jaqueca, …

La verdad es que no me encuentro nada bien, me gustaría que mamá estuviera a mi lado.

La Nota 23/03/2003

23/03/2003

Ayer a la noche me la pasé hablando con Kyo por el móbil. La verdad es que tuve que salir al jardín, por miedo que me oyeran y esta mañana me he levantado un poco resfriada. Kyo ha vuelto a tener jaleo con su padre, dice que está hasta las narices de tener que aguantar sus neuras. Me ha dicho que este verano, se pondrá a trabajar fuera del dojo y se buscará un apartamento para vivir solo, que si puedo aguantar hasta el verano en casa de los Utada, ya no necesitaré a Alicia, que podré irme a vivir con él, y así compartiríamos gastos. Me temo que en eso, no he tenido mucha mano izquierda, porque le he dicho que los problemas con su viejo eran una cosa y que nuestra relación otra. Que no había que mezclar churros con meninas. Esto no lo ha entendido mucho, pero le he dejado claro, que soy demasiado joven para irme a vivir con nadie, y a demás, antes regreso a casa que … Creo que la he fastidiado, no debí decirle esas cosa, el pobre está muy desanimado con los problemas en casa y yo voy y le suelto ese comentario. Muy desafortunado por muy parte, lo sé, pero ha comenzado a hacer planes de futuro y a mí me ha entrado el pánico. Kyo me gusta, me gusta mucho, me lo pasó muy bien cuando estamos juntos, pero no deseo irme a vivir con él. Soy muy joven. Hoy durante todo el día he intentado hablar con él, pero no me cogía el teléfono, vale que solo le he llamado dos veces, pero le he escrito un mensaje. Valeria insitía que le mandará más, y que insistiera en llamarle. Pero, sino quiere hablar ahora conmigo, que le llamé más veces no le va a hacer cambiar de opinión. Valeria me ha acusado que yo realmente no estoy enamorada. ¿Quizás tenga razón? Pero Joe y Harry me han apoyado en mi decisión de no agasajar a llamadas a Kyo. Pero ahora, mismo me gustaría hablar con él. Sigo sin querer convertirme en la señora de Utamada, pero eso no significa que no me preocupe por él.

Las clases de la mañana ahora pasan más rápidamente, los profesores no para de recalcar los malos resultado en conjunto de los simulacros de no-exámenes. Así que le he dicho a la señorita Field que se suponía que en el sistema nipón no había exámenes. Y ella se ha reído y me ha dicho que en le sistema nipón no hay notas, pero que no haya notas no significa que haya exámenes, y yo le he dicho pues si no hay notas, ¿de que jodido mal rendimiento estaban hablando los profesores? La clase me ha aplaudido, pero yo solo he conseguido cabrear a la señorita Field. Así que tengo el doble de ejercicios de lógica, que mis compañeros. Esta lengua me puede. A la hora de comer con el grupo de estudio hemos estado repasando los temas más importantes de cada asignatura, hemos hecho un top twenty de posibles preguntas de examen. Y las vamos a contestar con los manuales y los apuntes, y las memorizaremos. Dios, creo que memorizar el listín telefónico de Tokio sería más divertido.

Hoy a llegar a casa había una sorpresa, no era Kyo, pero bueno me ha librado de hacer caligrafía, así que bienvenidas sean las visitas. Papá ha traído a casa a una compatriota, que raro es usar esa palabra, hoy he conocido a Fumiko, es increíble que alguien con ese nombre pueda ser compatriota mía. Pero más increíble es que Fumiko es rubia (de pote, teñida) con ojos verdes. Fumiko es la hija de una compañera de departamento de papá, su madre estudió filología japonesa (o algo así) y está escribiendo un libro de gramática para hispano-hablantes y ha venido aquí a Tokio para acabarlo, y está colaborando con la facultad de papá para escribirlo, bla, bla, bla. O algo así. Fumiko es un año más pequeña que yo, pero no se nota mucho la diferencia, ella estudia en casa con un profesor particular, que morro tiene. Hemos estado hablando de cosas de España, pelis, actores, música, freaks,… Ha estado bien, Fumiko es bastante pija, bueno es pija a rematar, pero para un rato ha estado bien. Además Akito y Eichi me han salvado de un par “o sea” y un par “te lo juro”. Después que Fumiko se fuera, la vida de castigo ha vuelto a su rutina.  Por supuesto ya quedan 8 libros. Parece una canción infantil, “9 putoslibros encima la pared, pero si viene un anónimo y tira un libro, quedan 8 putoslibros encima la pared”. A papá no le ha parecido tan gracioso, claro que no es famoso por su sentido del humor.

La Nota 22/03/2003

22/03/2003

No soporto madrugar, tengo unas ganas que lleguen ya los exámenes y mandarlo todo a hacer gárgaras. Los ánimos entre los chico no son muy buenos y eso que Joe y yo hemos hecho un par de gansadas muy buenas, pero les cuesta reír. Un público difícil que dice Joe. Hoy he presentado a Alicia a mis compañeros de clases, ha venido a la hora de comer y nos ha invitado a un restaurante pequeñito, pero que hacen unas brochetas buenísimas. Además, no nos ha costado ni un yen, porque el dueño del restaurante es muy buen amigo de Alicia, y nos ha invitado a todos. Cuando he visto Alicia pensé que se lo había repensado, y que me dejaría vivir con ella. Pero está claro que no, no creo ni que se le haya pasado por la cabeza que yo me vaya a vivir con ella.

Bueno creo que debería hablar un poco más de Alicia. Alicia es mi hermana, mamá se quedó embarazada de Alicia al poco tiempo de conocer a Daisuke, y él siempre estuvo al lado de mamá durante el embarazo y después de que Alicia naciera (a pesar que ñel no era su papá). Cuando mamá y Daisuke, comenzaron a salir como pareja mamá tenía un bombo kilométrico, pero eso no importó para que Daisuke se enamorara de mamá y al cabo de un tiempo mamá también se enamoró de él. Así que Daisuke es el único padre que Alicia ha conocido, en eso se diferencia de Susi. Susi en cambio, sigue llevándose muy bien con su padre, Javier (el padre de Susi) es bastante simpático, la verdad es que fue una pena que lo de Javier y mamá no acabara de cuajar. ¿Pero qué digo? Si hubiera cuajado ni Alicia ni yo estaríamos aquí. Bueno Alicia siempre ha sido un punto y a parte, nunca hablaba mucho y siempre ha sido muy reservada, al menos así es como la veía yo cuando vivíamos en casa. Supongo que es lo que tiene ser la del medio, Susi era la mayor la responsable, yo la pequeña la mimosa y Alicia la del medio la “desconocida”, jejeje. Recuerdo que Susi y ella siempre se estaban peleando, Susi es muy marimandona y Alicia nunca soporto que Susi le diera órdenes. Vale a mi tampoco me gustaba mucho, pero bueno es que Susi ha sido realmente como una segunda madre. Alicia cuando cumplió los 14, le pidió a mamá ir a Japón a estudiar japonés, pero mamá pensó que era muy pequeña aun, así que no fue a Japón hasta los 16, ¿no sé como mamá fue capaz de hablar con Daisuke y pedirle que acogiera a Alicia en su casa, después de todo lo que Daisuke le hizo? Otro de los muchos misterios de la familia. Desde entonces solo veía a Alicia por vacaciones, y claro, yo siempre he sido la hermanita pequeña por lo cual no me contaba mucho. La última vez que vi a Alicia fue en el funeral de mamá y Fran y fue muy extraño.

Volviendo a hoy, Alicia no es muy habladora, pero ha intentado mantener una conversación. Por ejemplo, sé que ella abandonó sus estudios, al año de estar en Japón, que no pudo aguantar el nivel. Vaya, nunca lo hubiera dicho. Alicia no parece la típica chica que se deje amilanar por unos exámenes. Pero me ha aliviado, un poco saber que ella también había pasado por este suplicio.

Hoy me ha recogido del cole Maru, en el coche hemos ido practicando un poco de vocabulario de español, he de decir que Maru se lo toma muy en serio, más que yo. Pero está bien así, creo que Maru y yo estamos volviendo a acercarnos. Al llegar a casa, me he puesto a hacer los deberes y a estudiar, me hubiera gustado jugar un poco con Akito pero tenía muchos deberes. Además así puede jugar más con Hogai, he estado a punto de ponerle un babero a Hogai, realmente parece otra persona cuando esta con Akito.

Hiro se debe haber puesto de acuerdo con Shoyo para hacer desaparecer el libro de las narices, porque esta noche ya no estaba. Y esta vez no he sido yo quien lo ha hecho desaparecer. Bueno, papá no se ha enterado pero a estado bien ver como Tetsu reñía a Hiro. “parece mentira, ya eres mayorcito”, la verdad es que a Hiro se le escapaba la risa “tienes suerte que papá no está aquí”, es que la verdad sin darnos cuenta estábamos Hiro, Shoyo Hogai y yo riendo de lo lindo. Akito creo que ha traído a casa de los Utada un ambiente más distendido. Tetsu en vez de armarse en cólera, a preferido irse a su habitación a ver la tele.

La Nota 21/03/2003

21/03/2003

Hoy es fiesta, es la fiesta de la primavera, o algo así.

Akira va a pasar toda la semana en casa de los Utada, Hogai normalmente viene a las tantas de trabajar y le ha comentado a Tetsu, que esta semana tenía pensado plegar antes, para poder pasar más rato con Akira. Me parece muy buena idea, el pobre Hogai parece otra persona cuando Akira está con él. Se ve todo un padrazo, menos cuando llama arpía a su madre. Es una pena que Akira viva con su madre, porque si es tan solo una décima parte de lo que Hogai dice, es el mismo diablo en persona. Akira me ha enseñado una foto de su mamá, es muy guapa, realmente muy guapa. Es periodista, en una cadena pequeña de televisión, de ámbito local o algo así. Bueno el chaval me lo ha explicado lo mejor que ha podido, no será porque no le ponga ganas. Parece que ya no le doy tanto miedo, me llama tita Himeko, al cabo de medía hora hemos desistido que me llamara Carla, así que Shoyo le ha dicho que yo era la tita Himeko. Y el crío parece que me va a gastar el nombre.

Con el rollo de Akira y la vista “sorpresa” de Kyo, se me había olvidado que estaba castigada, pero por lo visto yo he sido la única que se le había olvidado, porque esta tarde cuando me proponía ver unos dibujos con Akira casi me muerden. Es tan divertido mostrar indiferencia ante Kyo cuando los Utada están delante, de verdad, me cuesta no morirme de la risa.

Por supuesto, papá ha comprado 10 ejemplares más del putolibro, y nos ha dicho a Hiro, Shoyo, Eichi y a mí, que como desaparezca un libro más, le importa poco quien haya sido que los 4 recibiremos.  ¿El dilema del prisionero a mí? Por favor, pero ¿con quién cree que está tratando? Bromas a parte, me ha chocado que metiera a Hiro dentro del pack. ¡Dios! Hiro tiene 19 años, no es ningún mocoso. Supongo que están los hijos mayores y responsables Tetsu y Hogai y los demás. He hablado con Shoyo, y está de acuerdo con continuar haciéndolos desaparecer, pero antes debe hablar con Hogai, más vale actuar unidos. Como una familia, jejeje. Daisuke estaría orgulloso de nosotros si actuáramos como una familia unida ¿no?

La Nota 20/03/2003

20/03/2003

Ayer fue el mejor polvo de mi vida, dios ambos estábamos tan tensos, que ha sido todo fuerza bruta, a la mierda las florituras y remilgos. Solo tenemos un rato para vernos, y había que aprovecharlo. A mí me ha sentado genial, y Kyo me ha enviado un mensaje que dice que ha sido el mejor polvo de su vida. Me gusta que hable mal. Las clases de la mañana han pasado muy rápido, casi no me ha dado tiempo. La semana que viene y la otra daremos clases normales, sin prisas, y la siguiente ya serán los exámenes.

Hoy hemos comido toda la familia reunida, ha vuelto a venir Goro. Pero solo ha comido y ha hablado con Hiro, me ha saludado y se ha marchado. Ha hecho la visita del médico. Me pregunto si Alicia y él habrán hablado hoy. ¿Y qué le habrá dicho?. Me he pasado la tarde en la biblioteca repasando los fallos que hice en los test, por más que los revise, sigo viéndolos igual, sé que volvería a suspenderlos. Y eso que tengo los apuntes y el libro al lado. Pero he decidido hacer caso a Susi, haré todo lo que esté en mis manos, y sino apruebo pues, mala suerte. No pueden castigarme, ya lo estoy. Eso me recuerda que Paty, me preguntó ¿Por qué me habían castigado tanto tiempo? Y le dije que fue por mentir a papá sobre lo de mi nivel de japonés. Y Paty, tan simple como es siempre, me ha dicho que tenía bemoles la cosa, que un tío que ha llevado la mayor parte de su vida una doble vida, se ponga así por una mentirijilla. ¡Dios! Pero que razón tiene. Como puede cabrearse conmigo por una chorrada como esa, ¿él? Precisamente él sería el que menos podría hablar de honestidad. Me gustaría soltárselo, decirle que es un hipócrita y un falso y que no es nadie para castigarme. Pero, a quien intento engañar, no tengo valor para decírselo. Quizás Alicia lo tuvo, y por eso ahora ya no vive aquí. Seguro qué sí. Me la imagino, poniendo a Daisuke y a todos en su sitio, no dejando que nadie le dijera como llevar su vida. Sí, creo que Alicia lo habría hecho así. Pero yo,…yo soy incapaz. Me da tanto miedo, enfadarlo. Cuando llegué a Japón, llegué con dos propósitos, uno era aprender japonés y conocer a la cultura japonesa, y el otro propósito era conocer a Daisuke y conseguir que al fin fuéramos una familia unida. Pero como están hoy por hoy las cosas, me conformo con conseguir que no nos matemos los unos a los otros.

Ai ha ido a pasar el fin de semana a un hotel de la montaña con baños termales en medio de la nieve, o algo así, en las fotos se veía realmente bonito. Pero lo que ha sido realmente bonito, es que su “casa” está vacía, y Kyo se ha quedado allí escondido aguardando que esta noche pueda ir a verlo. Y después no tendrá que salir corriendo como si hubiera un incendio, podrá quedarse a dormir, darse una ducha, cambiarse. Y venir a desayunar a nuestra casa como si pasara por ahí, y hiciera una vista a su buen amigo Shoyo. Kyo me ha dicho, mejor que Shoyo no sepa nada de lo nuestro, así será mejor cuartada. Y realmente yo no tenía ninguna intención de explicárselo a nadie de la familia Utada.  Ni si quiera se me había pasado por la cabeza. Por cierto, me ha regalado un precioso colgante, la semana que viene es mi cumple, cumplo 16 años. Y para que no haya entupidas preguntas ha decidido darme mi regalo hoy. Será tonto. La verdad es que me ha confesado que no podía aguantarse las ganas de dármelo. Estaba tan ansioso que no ha podido aguantar, en eso creo que nos parecemos mucho, jamás he conseguido dar un regalo el día que tocaba. Y me he dado cuenta que no sé cuando es el cumple de Kyo. Así que se lo he preguntado, su cumple es el 12 de abril, el también es Aries. Seré tonta no me ha hecho más ilusión saber que él es Aries, que el mismo regalo. No pienso quitármelo para nada.

La Nota 19/03/2003

19/03/2003

Y el viernes ya se acabó. Aún queda mañana por la mañana. Incluso es mejor estar aquí en casa con los Utada, que en clase, me siento tan tonta. Solo he conseguido sacar un 74 en el test de hoy de química. Es la nota más alta que he sacado, nunca había sacado menos de un excelente en química, ha sido acojonante. Y el alegrón que me he llevado cuando he visto el 70 en mates y 71 en biología. Dios, un examen como esos, no se los deseo ni al peor de mis enemigos, ni a Tetsu. Esos exámenes rayan la crueldad, son preguntas desquiciantes, están hechas por un enfermo mental o por un sádico psicópata. 

Susi ha llamado hoy, supongo que Tetsu le diría lo de mi escenita, me lo imagino sonriendo mientras se lo decía. Me ha dicho que no me preocupara por mis notas, que yo había ido a Japón para perfeccionar mi japonés, no para sacar la mejor nota de mi clase. Que gracia, lo que me temo es que voy a sacar la peor. Me ha dicho que igualmente, que no me preocupara, que lo hiciera lo mejor que pudiera. Hemos estado hablando un rato, me ha intentado animar, incluso se ha puesto a hablar Laurita. Pero no tenía ganas de reír. No aguanto más, así que he quedado con Kyo, le había dicho que hasta que no acabaran los exámenes nada de quedar. Pero necesito, un poco de diversión, no sé algo, que me haga dejar de pensar en los exámenes. Él parecía que también necesitaba desconectar un poco, lleva toda la semana intentando que quedemos. Tengo unas ganas que sean las dos para bajar al garaje.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La Nota 18/03/2003

18/03/2003

En los test de ayer no saqué más de un 68 en ninguno. En biología, que siempre he sacado notazas, no saqué más que un 68 y en literatura un 42. Eso es un suspenso aquí y en Pekín. Me parece que tendría que decir un sitio más lejos, ahora que vivo en Tokio. Sino fuera porque los exámenes son tipo test, diría que el profesor me tiene manía. Dios, voy a suspender literatura, y como me presento yo en casa con un suspenso en literatura. Pero si yo soy de ciencias, no me interesa la literatura ni un poquito. Si me apetece me leo un libro, y disfruto de él. Pero no tengo la intención de escribir ningún ensayo sobre la narrativa japonesa de los siglos XV y XVI. Encuentro más divertido clavarme astillas debajo de las uñas. Realmente me gustaría que mañana fueran los exámenes, y mandarlo todo ya a tomar por viento. Y a la vez desearía tener más tiempo. Comienzo a estar tan agobiada que se me pasan ideas realmente escalofriantes por la cabeza.

Hoy en el coche le he dicho a Tetsu, que ¡basta ya!. Me he puesto a llorar, delante de él. Que rabia, ¿pero como puedo ser tan inútil?. Seguro que ha disfrutado de lo lindo viéndome tan hecha polvo. No sé que me ha pasado, normalmente controlo bastante bien mis sentimientos, pero esta tarde no he podido. Y para colmo delante de Tetsu. ¡Joder! Me daría de hostias. Yo no aguanto esta presión, me parece que voy a colgar los estudios. Oh mierda, pero yo quiero ser bióloga. Estoy cansada, me voy a dormir.

La Nota 17/03/2003

17/03/2003

Esta tarde entre clase de cocina y caligrafía he podido hablar con Kyo por teléfono. Su voz sonaba triste, me hubiera gustado tanto poder verle, pero me es imposible. Él también está muy liado con los exámenes y el dojo. Me ha dicho que me echaba de menos, que tierno ¿verdad? Me gustaría ser más romántica, pero no lo soy. Espero que entienda que no es que paso de él, es que ahora tengo otras cosa de que preocuparme, cuando acabe este trimestre ya podremos recuperar el tiempo perdido. Pero no sé, se me ha quedado mal sabor de boca.

Que pequeño es el mundo que diría mamá, pero yo no creo en las casualidades. Esta tarde ha venido a vernos Goro. ¿Porque me da la corazonada que Alicia está detrás de esta visita? Goro es muy guapo, más que Hiro, si cabe, pero lleva unas pintas. Lleva el pelo largo y toda la oreja llena de piercings. Además viste muy tirado. Aquí en Tokio, la mayoría son unos esclavos de la moda, y ver a un tío con unos simples tejanos y un suéter, es bastante raro. Goro va a la uni con Hiro, pero él estudia telecos ¿creo? No se le veía especialmente simpático, más bien serio. Pero eso sí, habla muy bien el castellano, mejor que su hermana Keiko. Me ha hecho muchas preguntas, también ha estado hablando con Hiro. Creo que Goro es mayor que Hiro, pero no estoy segura, me es muy difícil ponerles edad a los japoneses, tiene una edad indeterminada. Digamos que Goro pasa de los 20 pero no llega a los 30. Antes de irse, me ha dicho “ya sabes, cualquier problema que tengas, me llamas. Me iré pasando por aquí” y me ha dado su tarjeta. (será chulo putas)En su tarjeta pone técnico de sonido y tres números de teléfono, el de su apartamento, el del móvil y otro (¿el del trabajo?). Y aquí se ha acabado la visita del misterioso Goro. Seguro que Alicia le ha dicho que viniera a verme. No pasa de mí tanto como diría Susi. Pero igualmente no quiere que viva con ella.

Maru me ha dicho que me perdona su parte del castigo (las tareas de casa) si a cambio le enseño un poco de español. Dice que está harta que papá le haga de intérprete, además mientras papá está dando clases o asistiendo a conferencias, ella lo pasa muy mal. Yo por no tener que hacer las tareas, lo que sea. Por supuesto, será nuestro secreto. A mi ya me vale, lo que sea por no tener que hacer los baños ni la colada. La verdad es que hace mucha ilusión enseñarle castellano, me encanta hacer de profesora. Me temo que debe de ser genético.

A Tetsu no se le va el mal humor, y yo sé como se le pasaban todas las tonterías, con un buen… Me parece que le voy a buscar novia. Pero no sé como si estoy castigada, quizás en uno de esos teléfonos de las cabinas telefónicas, jejeje.

La Nota 16/03/2003

16/03/2003

Un simple sesenta, eso es lo que he sacado en el test de mates, he estado a punto de levantarme y decir váyase usted a la mierda. Pero ya me cuidaría yo mucho de hacer eso. Después de ver los resultados de mis compañeros, me he quedado un poco más tranquila. Pero enseguida Mister Ground nos ha dicho que el nivel era muy bajo y solo los que habían sacado más de un 70 tenían posibilidad de pasar los no-exámenes de verdad. Así que hemos decidido por unanimidad, quedarnos una hora más en la sala de estudio después de las clases de la tarde. En total serán 3 horas, la hora antes de clases, la hora después del almuerzo y la hora después de las clases de la tarde. Si hace un año me dicen que iba a estudiar tanto, me hubiera reído en su cara. ¡Y sin que nadie nos lo mande!. Y a eso debemos sumar las horas que le dedicamos en casa, y las horas de clases, con la polla y los cojones todo suman 23. Bravo, Bravo.

Creo que me va a dar algo, se me va a freír el cerebro, o algo así. ¿No soy muy joven para que me de una neurisma, verdad?

Hoy nos han mandado más test para hacer en casa, quiero gritar. Es más, a la hora de comer hemos gritado. Les he dicho que era un ejercicio de relajación, me lo he inventado por la patilla, pero nos hemos reído y parece que hemos roto un poco la tensión acumulada por las clases.

De camino a casa en el coche he aprovechado para ojear los test de química y de biología, creo que se han vuelto locos. Y se supone que debo resolverlos sin ningún tipo de material de ayuda. Realmente son unos flipaos. Tetsu continúa de un humor de perros, pero paso de soltarle cualquier bordería, y que me plante una hostia. Creo que es lo que quiere. Tendría que decir a él también lo que el gritar desestresa, mejor no, que ese aun es capaz de gritarme a mí. Quedan 15 días de clases, menos si quitamos los domingos. Y en casa todos están de los nervios, Shoyo parece autista, no ha puesto ni una mueca en tres días, entre Hoshi y los estudios el pobre va de culo.

Eichi, bueno, Eichi es un caso aparte, a él siempre le van mal los estudios, y en primaría no se ponen tan fuertes con los no-exámenes. Pero parece que tiene unos… cuadrados, porque ayer a la tarde estaba Maru gritándole, porque no se ponía a hacer los deberes y hoy ya estaba viciado con la videoconsola de nuevo. Eichi eres mi heroe, creo que Eichi practica la filosofía Yamike, ya mi que me cuentas, jejeje.

 Hiro se ha venido a casa a estudiar, dice que en la residencia no puede, uno de sus compañeros de piso, estudia en voz alta y no le deja concentrarse.  Así que Maru, va de culo, menos mal que papá ahora no va a comer y que yo le ayudo con la cena, que sino se pegaba un tiro. Hoy mientras le ayudaba a hacer la cena decía que tenía unas ganas que llegara mayo. En mayo ella se irá a Perú con papá, dice que le hace mucha ilusión. Yo creo que lo que le hace realmente ilusión es perdernos a todos de vista. La verdad es que no entiendo, como una mujer joven y lista como ella puede quedarse en casa, haciendo de ama de casa. Yo me ahogaría.

Eso me recuerda que Mario al fin se ha dignado a escribirme un email, hasta ahora se limitaba a contestarme los que yo le enviaba, pero él por su propia iniciativa no me había escrito ninguno.  Vaya, se supone que somos amigos de toda la vida ¿no?. Me ha alegrado saber que sigue igual de loco que siempre, va a grabar una maqueta con su grupo, dios nos tenga confesados. No me abren tragado yo ensayos en su casa, estaban apunto de nombrarme grupi honoraria. Se que siempre hablo de Olga, Olga es mi mejor amiga sin duda, pero Mario es mi mejor amigo. A Olga la conocí hace cinco años, cuando me apunté a japonés en la escuela oficial de idiomas, y después tuvimos la suerte de ir al mismo instituto. Pero en seguida conectamos, fue un flechazo. Y en cambio Mario, es mi vecino, hemos crecido juntos, y lo quiero más por costumbre que por otra cosa. Somos casi de la misma edad, nos gusta el mismo tipo de música, somos vecinos y el es un payaso redomado y a mí me gusta reír. Así que no tienen ningún secreto nuestra amistad, somos amigos porque simplemente no nos ha quedado más remedio, afortunadamente Mario es un sol. Me ha dicho que no me deje amilanar por nadie, que saque la mala leche que siempre gasto cuando me tocan muchos los lichis.

La Nota 15/03/2003

15/03/2003

Me he levantado tarde, con el tiempo en el culo. Me he duchado en plan cámara rápida, faltaba la música de Benny Hill, para que hubiera sido más cómico. Papá ya se iba, par el trabajo así que Maru, me ha envuelto el desayuno, y me lo he ido comiendo en el coche. Con la boca llena no se debe hablar. Vale que esta norma, que en el cole era casi tan importante como la de no matarás, aquí en Japón se la pasan por el forro de los futones.

Por la mañana, los chicos y yo hemos estudiado como desquiciados, comienzan a ponerse pelín histéricos. Mis apuntes de química y de biología han sido un auténtico éxito. Jejeje, soy la mejor resumiendo y haciendo esquemas. Las clases de la mañana siguen pasadas de revoluciones, de verdad, estoy esperando que en cualquier momento les de un sincopé y se anulen las clases por defunción o larga enfermedad. Los frenopáticos de Tokio deben de estar a petar.

Al mediodía he comido con Alicia, los del club de estudio no se han enfadado mucho, ya tenían mis apuntes. La noticia es que Alicia no va ayudarme (y aquí suena “ya lo sabía yo” de Susi). Me ha dicho que no puede nada hacer por mí. Si hablara con los Utada, aun me pondría en peor situación. Pero me ha dicho que si necesito cualquier otra cosa, que la llame. No necesito nada. Solo necesitaba que me sacara de esa casa de falsos e hipócritas. Eso, si me ha dicho que si quería ayuda se la pidiera a Goro. ¿Goro? Solo lo he visto dos veces, no creo que él me vaya a sacar de casa. Pero ha insistido mucho en esto. Le he dicho que yo me llevaba mejor con Keiko, pero ella ha continuado insistiendo en Goro. También me ha dado un par de consejos sobre cada uno de los Utada. Ella es de mi misma opinión Tetsu es un imbécil, pero a ella le cae peor Hogai. También me ha dicho que no confíe en ninguno de mis tíos ¿en Ai tampoco? Y yo le he dicho que Fukusabaru me ha tratado siempre muy bien con los otros a penas he tenido relación. Ella dice que Fukusabaru, es muy amable pero que no confíe. Amenos que sea algo relacionado con mi salud, entonces que no dude en acudir a él. Y creía que a mi me caían mal los Utada, pero Alicia me gana de calle.

Me hubiera gustado que Alicia fuera un poco más como Susi, estoy segura que Susi me hubiera acogido en su casa sin pensárselo, aunque hubiéramos que pasar muchas penurias. Me he dejado un montón de preguntas en el tintero, pero me ha dicho que intentaría que nos viéramos más a menudo, al menos una vez al mes. Tiene una noción de a menudo muy sui generis.

Después de las clases, me ha recogido Tetsu, papá tiene que preparará con los del departamento los exámenes trimestrales y volverá más tarde durante este mes. Durante todo el trayecto ha venido dándome la abrasa, y por más que mirara por la ventanilla como una desquiciada y fuera haciendo suspiros cada 2 o 3 minutos, no se callaba. Al llegar a casa ha continuado, no me ha quedado más remedio que poner el “mode castellano” y desconectar de él. Hoy debe haber tenido uno de esos días putas en el trabajo o eso o mi hermano tiene el síndrome premenstrual. Me he pasado la tarde en el salón, intentando resolver los simulacros de no-exámenes del cole, son realmente difíciles. Así que después de acabar con el último test, me he puesto a estudiar, creo que me he confiado un poco.

Como papá ha vuelto tarde, nosotros ya habíamos cenado, así que Tetsu me ha puesto deberes de caligrafía, creo que se ha vuelto más tonto de lo que es, me ha puesto una especie de garabatos que ni en mil años podría reproducir. Vaya que le hecho una mierda pinchada en un palo, y por supuesto se ha puesto a refunfuñar. Afortunadamente él también estaba muy cansado y no me ha dado más la brasa. Me he tenido que quedar en el salón estudiando hasta hace 5 minutos. Por lo visto, mi uso de la habitación queda restringido para dormir y solo dormir. Creo que se están montando una de indios por una tontería de nada. Son muy propensos a hacer una montaña de un grano de arena. Y después Olga me llama a mi melodramática, está claro que no conoce a los Utada.

La Nota 14/03/2003

14/03/2003

Volvemos a la rutina, y la rutina, está claro, es estar castigada. Ese es mi destino nipón, vivir enclaustrada. Bueno seamos positivos, así dedicaré más tiempo a mis estudios, pretendo continuar en el cole americano, así que tengo que sacar buenas no-calificaciones, para poder llevar el curso bien.

 Y mañana veré a Alicia, ella seguro que me ayudará.

Papá se va a Perú 4 meses y se lleva a Maru ¿se puede pedir algo más? ¿Que se llevara a Tetsuzan?. Bueno, pero para eso aun faltan 2 meses y para entonces seguro que me han vuelto castigar 3 o 4 veces. Creo que es el deporte nacional de Japón, no el sumo no, es el castigo. 

Que gracias al teléfono de Kyo, no estoy del todo desconectada del mundo. Que gracias a las clases de informática, podré continuar estando conectada con Barcelona.  Y que me lo voy a pasar en grande haciendo desaparecer (día sí, día no) el libro de papá. Supongo que soy de ese tipo de personas que se crecen con las adversidades. Y ahora ya debo hacer más de 10 metros, ¡Godzilla tiembla!

Y me he propuesto, que los Utada no van amargarme la existencia, se lo he prometido a Susi, que no dejaría que me cambiasen. Ya saben si Mahoma no va a la montaña,…

Y continuando con el lado positivo como Kyo tiene que hacer de aguanta velas de Hoshi y Shoyo, voy a verlo casi todas las tardes. Y seguro que en algún momento nos podremos encontrar a solas. Está muy tonto con los mensajitos, pero me hace gracia que al menos él se preocupa por mi felicidad. Por ejemplo, hoy me ha traído de estranquis una caja de bombones de chocolate blanco, mi favorito.

Hoy me ha quedado corto, podía contar la mierda de día que me han dado los Utada, pero estoy muy cansada, me voy a dormir.

La Nota 13/03/2003

13/03/2003

Y ya están rumbo a casa, y me he vuelto a quedar sola. Tengo los ojos hinchados y me duele mucho la cabeza, Susi y yo nos hemos pasado la tarde llorando, que par de tontas. Laurita se nos ha unido en el aeropuerto. Luís ha tomado un montón de fotos con nosotras cayéndosenos los mocos.

Valeria, me ha dicho que no me preocupe, los exámenes de acceso a los institutos japoneses son realmente complicadas. Y sino que haga como hizo ella, que lo suspenda adrede. La mamá de Valeria cuando llegaron a Japón, también intento que Valeria entrara en un Colegio público japonés, pero Valeria suspendió las pruebas de acceso y tuvieron que ponerla en un colegio “extranjero”. Creo que es el mejor consejo que me ha dado hasta ahora Valeria.  

La Nota 12/03/2003

12/03/2003

La semana que viene tendremos simulacros de exámenes. Bueno los profesores nos pondrán unos exámenes que nosotros rellenaremos en casa con ayuda de los libros y apuntes, En los exámenes de finales de trimestre no lo podremos hacer con apuntes, ni libros, y por supuesto se harán en las aulas de examen. Pues va a ser verdad, que siempre llueve sobre mojado.

A Susi ya se le ha pasado el cabreo, hoy ya estaba haciendo bromas sobre mi pelo. Mi pelo y yo estamos divorciados, todas las mañanas me levanto con el pelo de punta, por lo cual ducharme todas las mañanas es más cosa de estética que de higiene. Así que le he pedido que mi subiera el límite de la tarjeta, Japón es mucho más caro que Barcelona y hay que hacer muchas compras “obligatorias”. Así que durante le almuerzo hemos estado regateando, hasta que ella se ha puesto terca, y me he tenido que aguantar con 150 euros más al mes. Algo es algo. En los 20 minutos de descanso de la mañana, he podido ir a la sala de informática, al estar matriculada en informática, se ha vuelto a restablecer mi acceso. Y he leído los emails, todos mis amigos me han escrito, dando me su apoyo. Olga dice, que vaya con cuidado, que estoy poniendo las cosas muy tensas, le he contestado que las cosas ya estaban tensas. También me ha dicho algo de sembrar y recoger, no me ha quedado muy claro. Mañana miraré que me ha contestado del email de hoy. Alicia me ha escrito un email, el lunes se pasará por la escuela, vamos a comer juntas. Como los exámenes se me tiran encima, no puedo saltarme ni una clase más.

Aun no les he dicho nada de la decisión de Daisuke sobre que el trimestre que viene vaya a la escuela de Shoyo. Personalmente, por muy nivel 1, que sea, no soy japonesa. Y el nivel de una escuela japonesa es tan elevado que no lo alcanzaría ni reencarnándome tres veces seguidas en japonés. Dentro de un mes exacto, nos darán las vacaciones de primavera. Y no quiero despedirme de Valeria, Mari y Joe. Por la tarde me he llevado a Laurita a un Game Center para que viera las maquinitas de Pachinko, se lo ha pasado como una enana viendo caer las bolitas, bueno es una enana. Ha hecho un video de 30 minutos, imitando a uno de esos que salen en los reportajes de viajes. Esta hecha una payasa. Mañana ya se va y quería pasar un rato a solas con Laurita. Hoy ha venido la familia Utada al completo a cenar, es la última cena en Japón y han querido que fuera tradicional, todos íbamos vestidos con nuestros kimonos. Luís no paraba de decir que unos de sus deseos se había cumplido, él siempre ha soñado en ir a una fiesta de pijamas. Claro que en se sueño todo eran chicas y llevaban unos pijamas minúsculos y… ¡Cerdo! Hemos hecho muchas fotos, el Lunes Shoyo irá a revelarlas. Ha sido muy bonito, desde el día de la barbacoa que no había visto a la familia Utada al completo. He de confesar que aun no conozco a más de la mitad de ellos. Y lo mejor de todo ha venido Glutamato y familia. Creí que ya no volvería a ver más Kyo, no al menos mientras Luís o Chechu estuvieran en plan perro policía. Luís se va mañana, pero con Chechu me toca lidiar cada día. A Kyo se le escapó la risa al verme con kimono, debo de estar realmente ridícula en kimono, pero yo me encontraba muy mona. No pudimos estar solos, pero algo es algo. Glutamato no paro de hacerle cosquillas a Susi, se ve que cuando vino a Barcelona, Susi no paraba de hacerle cosquillas al pobre Glutamato. Susi estaba muy contenta de ver de nuevo a Glutamato.

Todos se han ido a las tantas, y después me he tenido que poner a ayudar a recogerlo todo, y a estudiar para mañana. Mejor dicho para hoy. Para dos horas que me quedan, no me voy a ir a la cama. Y esto no sería así, si papá hubiera accedido a que mañana no fuera al cole. Pero con el humor que gasta, mejor no insistir.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La Nota 11/03/2003

11/03/2003

Tal y como me ha llevado papá al colegio Alicia me ha recogido. Hemos estado toda la mañana hablando. Dice que cuando Susi se haya marchado, verá lo que puede hacer.

Susi y ella no se llevan del todo bien. Alicia ni tan siquiera fue a verla cuando nació Laurita. Ellas son la noche y el día, y mamá siempre estuvo en medio. Mamá decía que yo afortunadamente me llevaba bien con las dos, porque sino se hubiera vuelto loca.

También, hemos estado hablando de muchas cosas. Le he preguntado sobre todos los Utada, me ha sorprendido que sus respuestas hayan sido al estilo japonés, muy evasivas, No la recordaba así. Quizás se haya vuelto japonesa. Le he preguntado si a ella al principio le costó tanto. Me ha dicho, que a día de hoy aun le cuesta. Pero aquí se encuentra bien, no tiene intención de regresar a Barcelona, no para vivir. Me ha chocado lleva unos 5 años aquí, y aun se siente en muchas ocasiones como un simple turista. Creía que me iba a levantar los ánimos, pero más bien lo contrario. Me ha dicho, que jamás me verán como uno de ellos, y cuanto antes lo asume antes conseguiré ser feliz en este país. Somos Españoles y lo seremos siempre, eso no hay manera de cambiarlo, lo mejor es aprovecharse de las ventajas que por eso tenemos. No sé, no recordaba a Alicia tan pragmática, más bien la recordaba como una chica algo alocada. Claro que cuando vino a Japón yo solo tenía 11 años, y nuestra relación era más bien de “mocosa no toques mis cosas”.

Alicia me ha firmado unos cuantos justificantes, la fecha está en blanco, para cuando está muy agobiada y necesite respirar. Dice que a veces te pueden dar auténticos ataques de ansiedad, que son peores que cualquier apendicitis. Sobretodo en estas épocas. Lo bueno, es que son totalmente válidos, porque es un familiar y es mayor de edad. Me ha recogido Chechu, pero yo he vuelto a sentarme a tras y mirar a la ventana. Sé que le molesta.

Por la tarde hemos ido a ver un par de templos, con luís y Susi. Parece que a Susi ya se le está pasando el cabreo, comienza a usar un tono bastante agradable cuando hablamos, aunque hoy solo hemos intercambiado 5 o 6 palabras. Valeria se ha pasado por casa para dejarme los apuntes de hoy y los deberes. Creía que nadie se acordaría, pero Valeria comienza a ser como un ángel de la guarda. Además me ha ayudado con un par de ejercicios de inglés. Y ha aprovechado para traerme un móvil, me lo ha traído de parte de Kyo, el sábado se van Susi y los demás y yo volveré a estar incomunicada. Así que, al menos con este móvil podremos hablar, todos los días, aunque no nos veamos.

Hoy Maru ha hecho pizzas japonesas, a Laurita le han pirrado, además se ha hinchado a Doris,

La Nota 10/03/2003

10/03/2003

Odio a Tetsu, no puedo ni mirarlo, se me revuelve el estomago. Mientras Susi y familia estén en Japón, podré acompañarlos siempre que quiera, pero con el humor que gasta Susi, no sé si quiero acompañarles a ninguna parte. Maru parecía triunfante esta mañana, no ha parado de sonreír en todo el desayuno, me hubiera encantado borrarle esa sonrisa de un puñetazo.

Hoy en la escuela hemos hecho el primer simulacro de terremoto desde que llegué aquí. Ha sido divertidísimo, parecíamos más un ejército que unas víctimas de un terremoto. Mari dice que los simulacros son verdaderas coreografías, Joe ha estado totalmente de acuerdo. La verdad es que todo está controlado hasta el milímetro, si hay un terremoto, mejor que me pille en el cole.

A la hora de informática, he aprovechado un momento para enviar unos cuantos emails, le he enviado un email a Alicia, espero que lo lea pronto. Quiero quedarme en Japón, pero no con los Utada. Y ella es mi única salida, hoy por hoy. Sé que si no me contesta en unas semanas no me debo alarmar, ella no tiene Internet en su piso.

Para colmo, hoy me ha venido a recoger a clase Chechu, he estado a punto de pillar un taxi. Pero me he limitado ha montarme en el asiento trasero del coche y mirar por la ventana. Si las miradas mataran Chechu estaría muerto siete u ocho veces, una detrás de otra, por el rollo de las reencarnaciones. Y en casa afortunadamente estaba Laurita y me ha animado, esa mocosa sabe como levantarme la moral. Se ha puesto el kimono que le regalé y ha comenzado a hacer el tonto, y a cantar las canciones del shin-chan y de la DOREMI. Susi intentaba que laurita me dejara tranquila, pero es imposible pararla. Por lo noche han salido a cenar a un típico restaurante japonés, y yo he aprovechado para ponerme a estudiar. Pero sobre las 9 Kyo ha llamado a mi ventana, no quería que pasara Tetsu está como un perro cazador, pero lo veía muy jodido y no lo podía dejar así, Así que le he dejado durmiéndola en la cama de Shoyo, no fuera que Chechu o cualquier otro entrara y se montara aquí un drama. Shoyo, me ha dicho que gracias, por no decir nada. El pobre, cree que ha acudido a él. Durante toda la cena he ido fulminado con la mirada a Chechu y no le pienso dirigirle la palabra nunca más. He estado leyendo el libro del demonio hasta las 12, creía que se iba abrir la tierra y el libro me iba a llevar al infierno. Creo que ese libro no es bueno para mí, me altera demasiado. Además estaba convencidísima que había hecho desaparecer todos los ejemplares de casa. He acabado de hacer los deberes hace cinco minutos, necesito dormir.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres