Blogia
La Nota

La Nota 01/04/2003 y 02/04/2003

01/04/2003

Hoy he ido a clase, Maru no quería dejarme ir, pero le he hecho entender que no puedo perder más clases. La verdad es que me hubiera encantado quedarme en casa, adelantando estudio, pero la curiosidad me mataba. Solo llegar, he saludado a los chicos, ellos me han entregado los regalos de mi cumple, por supuesto los he abierto allí mismo, destrozando los papeles que los envolvían, me encanta hacer eso. Y les he dado las gracias, Joe me ha regalado una cámara de video minúscula, de 2 megapixeles, dice que no tienen muy buena calidad, pero que es tan pequeña y que es una cucada. Mari me ha regalado unos mangas, ha sido muy buen regalo, entre los estudios y el castigo que no he podido leer nada divertido.  Valeria me ha regalado una cazadora como la de Mari, sino compra ropa Valeria no se siente realizada. Pero la cazadora es realmente chula. Harry me ha regalado un set de caligrafía, cuando le he mirado ha captado la indirecta, así que me ha invitado a comer en la pizzería de detrás del cole. Después de eso, les he enseñado los deberes que me trajo la señorita Hirata, está muy bien porque hay un par de lecturas y de esquemas que aun no han dado en clase, así que mientras ellos se hacía fotocopias, yo he aprovechado para llamar a Alicia. Vale que eran las 7:17 cuando la he llamado, pero no podía esperar. Efectivamente la he despertado, y no le ha hecho puta gracia. Pero me ha dicho que el jueves libra por la tarde, así que me invitará a merendar y hablaremos. No sé si podré esperar hasta el jueves. Las clases ahora son más Light, a pesar de haber faltado una semana, he podido seguirlas. Excepto cultura nipona, pero no creo que pueda seguirla nunca, demasiadas fechas y nombres raros. No soy capaz de acordarme de los nombre españoles no te cuento de los nipones o chinos. Hoy por ejemplo hemos hablado del Chung-Yung ese libro me persigue hasta la escuela, lo que yo diga es un libro maligno. Pues resulta que el puñetero libro no es japo, sino chino. ¡Toma castaña! Cada vez me caen mejor los chinos. Si ahí están ellos son los originales y los japos unos separatistas rencorosos. Vaya como los catalanes, pero sin lo del rencor. Sé que me matarían si dijera esto en voz alta. Las clases de la tarde han estado muy bien, han sido una especie de mejores momentos. En informática he podido conectarme en el Messenger mientras el profe hacía un poco el freak. He podido hablar con Paty, está súper agobiada cree que le va a quedar física, química y historia. He intentado calmarla, se me había pasado por completo que en Barcelona también están de exámenes en esta época. Supongo que todos los estudiantes estamos aquejados del mismo mal.

Al llegar a casa ya estaba montada otra vez, Maru y Eichi discuten casí a diario, pero cuando los profes de Eichi le escriben notitas o como hoy hacen visitas, el pobre Eichi tiembla. Son muy tremendistas, vale que el niño es un gandul del copón, y que solo piensa en jugar, pero que esperan tiene 9 años. Bueno pués, para mi sorpresa Maru no le ha castigado, yo aun estoy pellizcándome. A sido mucho más retorcida (palabras casi textuales de Eichi), le va a apuntar a clases extras. Así que en el próximo trimestre Eichi llegará a casa sobre las seis, justo para comer, hacer los deberes e irse a la cama. Visto así, sí que es una faena. Se le acabaron los dibujos de la tarde y la videoconsola. Cuando a Maru se le haya pasado el cabreo intentaré interceder por Eichi, pero ahora está muy burra es incapaz de razonar. Akira se ha ido a las siete, pobrete no quería marcharse, creo que son por los juguetes de Eichi. Y he podido ver la arpía de cerca, es más guapa en persona que en fotos, pero realmente no es miss simpatía. Me ha mirado de reojo con cara de haber olido un pedo. Bueno la próxima vez que venga Akira no pienso ponerme enferma así podré jugar más con él. Es tan rico.

Después de cenar, pues la rutina de siempre caligrafía y el libro, bueno solo informar que en cuestión de una semana han desaparecido 8 libros, solo quedan 2. Ánimo ¡hazte con todos! Shoyo o Hiroani son unos fieras con esto de hacer desaparecer los libros. Pero igualmente, he tenido que leer una horita de píe. Menos mal que pongo el mode spanish, y solo leo sin entender nada de lo que pronuncio. Al principio cuesta, pero comienzo a hacerlo realmente bien, vaya ahora que comenzaba a cogerle el gustillo a esto de hacer desaparecer los libros. Todo sea por el bien de la familia, esta noche hago desaparecer los 3 que quedan de un plumazo. Daisuke ya puede ir encargando una docena más a la librería.

Esta noche, cuando todos ya duerman, iré a ver a Kyo, me tiene  preocupada.

02/04/2003

Casí me quedo dormida en casa de Kyo, menos mal que el pipipip de su reloj me despertó, justo a tiempo para llegar a casa antes que Maru se despierte. El pobre tiene una pinta horrible, la fiebre no es tan alta como la mía, pero le está durando más. Shoyo pasa cada día para dejarle los apuntes, y del dojo se está encargando su padre y su tío. La verdad es que aun no conozco al tío de Kyo. Por lo que cuenta Kyo es muy majo, es de la edad de Ai, y ha estado por todo el mundo. Kyo habla con verdadera admiración de su tío. Esta bien, porque a parte de su madre Kyo no es que se lleve muy bien con el resto. Le he dicho que cuando se recupere lo traiga para casa de los Utada, que yo también quiero conocerlo.

Ahora estoy más tranquila con los exámenes, lo he decidido, no pienso amargarme más, a partir de ahora yo en plan pachorra, como si no fuera conmigo.

Las clases son menos estresantes, si todo está en el coco como dice Olga, vale que ella usa palabras más rimbombantes (como rimbombante) pero es eso a fin de cuentas.  Hoy en cocina hemos hecho pastelitos y galletas, una vez hemos acabado nos los hemos comido, está muy bien, porque me apetecía mucho comer chocolate. El profesor de caligrafía me ha traído unas cuantas láminas “muy bonitas” yo realmente solo veo garabatos. Pero parecía contento y yo he sido más falsa que un duro sevillano y me he pasado dándole las gracias, más que unas láminas parecía que me había regalado un diamante.

De camino a casa Tetsu le apetecía hablar, pero yo le odio, así que todo el rato le he hecho preguntas incomodas. Educadas todas pero incomodas a más no poder. Me hubiera encantado preguntarle ¿quién es el yonki de la familía? Pero no soy tan suicida, pero me ha rondado todo el camino soltársela. Pero si no he hecho vente preguntas sobre la ex de Hogai, no he hecho ninguna. También le he preguntado si él había estado casado (¿quién coño se iba a casar con él?), si tenía hijos, si tenía novia. Me parece que no va intentar entablar otra conversación en mucho, mucho tiempo.

Por supuesto cuando he llegado a casa Maru seguía enfadada con Eichi, pero Eichi ha hecho los deberes y se ha puesto a jugar a la play, cómo si no fuera con él la cosa. Este chaval, los tiene cuadrados, es de admiración.

Y efectivamente esta noche no había libro que leer, afortunadamente papá tampoco estaba allí, así que ha sido Tetsu al que le ha tocado reñirnos por lo del libro. El pobre Hiro es él que peor parado ha salido. Tetsu parece tener predilección por Hiro, extraño, pensé que aprovecharía para machacarme a mí. Pero, la cogió con Hiro. Con la mierda del librito estuvimos hasta las tantas despiertos. Cuando llegó papá, ni siquiera nos hizo caso, se fue directamente a la cama. Debía de estar muy cansado, porque no le gusta que Tetsu haga de padre, y eso es precisamente lo que estaba haciendo Tetsu.

Bueno, cuando todos estuvimos ya en la cama y me proponía ir a ver a Kyo pero de repente recibí un mensaje de Alicia, en el teléfono. En el mensaje dice, que debo reunirme con ella, ahora en la estación de Shibuya, es urgente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Necio Hutopo -

Tomala... Después de varios días de ayuno, un post con final intrigante y todo... Welcome Back.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres