Blogia
La Nota

La Nota 08/03/2003

08/03/2003

Hoy quería ir a ver el monte Fuji, pero no ha podido ser. Ai, Eichi y Maru se han llevado a Susi, Luís y Laurita a verlo. Yo me he quedado en casa. Bueno se ha montado un marrón increíble, menos mal que está aquí mi familia y hay que guardar las apariencias. Resulta que papá ha encontrado una caja de preservativos en el garaje. Bueno está claro que son míos. Aunque no recuerdo que se me cayeran. También podría caber la posibilidad que fuera de alguno de mis hermanos. Hogai es muy ligón y Hiro tiene a Megumi, que si no es por el sexo, a mí que me lo expliquen, lo de estos dos. Y Shoyo pues tiene a Hoshi. ¿Quizás es de uno de ellos? ¿Pero en el garaje? Solo pueden ser míos. ¡Dios! cuando papá, nada más despedir a Maru, Ai, Susi y compañía, ha  soltado lo de los preservativos. Por mi cabeza han pasado dos cosas. La primera, un anuncio que hizo Durex hace muchísimos años de preservativos en un instituto. Y segundo, miente, miente, niégalo todo, niégalo TODO.

Yo me he levantado, y he dicho “paso”. Pero papá me ha agarrado del brazo y me ha vuelto a sentar de golpe. Vale son unos condones, pero mejor que sus hijos usen condones que no los usen y cojan algo malo. Pensaba que los japoneses eran más abiertos con lo temas relacionados con el sexo. Claro que él es un padre y todos los padres Suelen ponerse bastante histéricos con los temas relacionados con la sexualidad de sus hijos. Vale, que entiendo el cabreo, aunque personalmente me parece una soplapollez.

Bueno hemos estado una hora, mirándonos los unos a los otros, como las pelis de intriga esas que matan una persona en una casa y todos son sospechosos. He estado a punto de levantarme y decir ¡la mató la condesa, en el salón, con el candelabro!, pero por mi bien, me he aguantado. Y cómo se explican las ganas de reír de tontería que me entran cuando tengo miedo. Hoy mi casa ha sido “la casa de las hostias voladoras” ha recibido hasta el apuntador. Miento el apuntador no, Tetsu y Hogai no han recibido nada, es más ellos formaban parte del tribunal de la inquisición. ¿Qué pasa que Tetsu y Hogai son unos castrati, o qué?

Si algo he tenido claro desde el principio, es que hoy íbamos a perder el tiempo, todos. Porque el buen hombre no tenia pruebas contra ninguno de nosotros, y yo no iba a confesar. Acabáramos con Susi aquí.

De repente se me ha aparecido la virgen y todo el santoral, échale la culpa a otro, así esto se acaba, él contento, yo contenta y se acabó el suplicio para todos. Y le he echado las culpas a Luís, he dicho que Luís siempre lleva, que debían ser de él, que ayer con la descarga de equipaje se le deberían haber caído. Es la solución perfecta, papá jamás preguntará Luís sobre un tema como ese. Y Luís tiene las pintas de llevar preservativos encima, es más, seguro que lleva.

Cuando han llegado de ver monte Fuji, la tormenta hacía rato que había arreciado. Maru le ha preguntado a papá sobre “el asunto”, y papá le ha dicho lo que le he dicho yo. Pero Maru, que viene de Maruja, ha dicho que eso es imposible. Porque hablando con Susi, hoy de cosa de chicas (marujeando) le ha dicho que no pensaban tener más hijos, y por eso después de nacer Lauri se había ligado las trompas. Primero eso no es verdad, segundo ni Susi habla japo ni Maru español, pues ya me dirás como coño le ha podido decir a una auténtica desconocida esas cosas mi hermana. Los españoles somos muy abiertos, pero eso ya es pasarse. Maru, me la tenía guardada desde el día en que la llame zorra y ahora se ha vengado. Pero papá es imbécil, porque no se ha dado cuenta que se estaba marcando un farol. Así que se ha levantado de golpe y ha salido a fuera a fumar. Luís que es un sol, ha salido a fuera para ver si podía hacer algo por Daisuke.

Cuando ha vuelto a entrar papá parecía de mejor humor. En un momento que Luís ha podido hablar conmigo a solas, me ha dicho, que estaba muy mal echarle las culpas a los otros (lo ha dicho muy serio) y que esta vez me había cubierto, pero nunca más. Cuando Luís habla en serio, habla muy en serio. Él es de la broma, las cosas nunca se deben tomar en serio al menos que realmente sean serias, y en la vida hay pocas cosas que sean realmente serias. Luís tiene esta filosofía y es precisamente por eso que me cae bien. Le habré visto pocas veces hablar en serio en la vida y cuando esto ha sido es porque como el dice aquello no era para hacer broma. 

Esta noche no ha habido encuentro en el garaje, he sido yo quien ha ido hasta el dojo. El dojo esta a 20 minutos de casa, pero he ido con la bici con motor. Y a la vuelta me ha traído Kyo. Hoy no hemos hecho nada, bueno nada serio, solo es que Kyo está un poco jodido y necesitaba hablar con alguien. Cuando he vuelto estaba Luís en mi habitación, no me ha quedado más remedio que explicárselo todo, aunque sigue sin saber el nombre del maromo. Dice que mañana va a hablar con Chechu, una cosa es montármelo con el novio, y otra es salir a las tantas de la madrugada sola de casa e irme a quien sabe donde, con lo de psicokillers que andan por ahí sueltos. ¿y porqué con Chechu y no con papá? Pues por la sencilla razón que Susi y él han estado hablando con Chechu por Messenger a diario, como no se habla con Daisuke, Chechu era la única manera de saber de mí. Espero que no lo cuente, espero que solo lo haya dicho para mortificarme.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Necio Hutopo -

Al final todo secreto acaba por descubrirse... Así que, a estas alturas del partido, no sería más fácil soltar la sopa de una buena vez?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres