Blogia
La Nota

La Nota 12/01/2003

11/01/2003

He hablado con papá, efectivamente se ha puesto serio y me ha hablado sobre la decepción, la responsabilidad, la madurez, bla, bla, bla. Esa charla ya me la conozco, mamá me la había dado un millón de veces. No sé mientras me daba la brasa, me sabía mal por el pobre hombre. Lleva toda la vida intentando traerme a Japón, y cuando al fin lo consigue, va y le salgo rana. Me temo que delante de él si que he llorado, delante de papá puedo llorar, sé que él no lo va a ver como una flaqueza. Él me ha abrazado, y me ha dicho que no vuelva a suceder, que él no dejara de ser mi padre por ninguna nota.

Muy bonito, muy enternecedor, pero él solo hace una semana que es mi padre, no creo que esas palabras pueda tomármelas muy en serio. Sé que me quiere, pero no es el mismo amor que siente por Tetsuzan, Hogai, Hiroani, Shoyo o Eichi.

Me siento fatal, le he fallado y en la primera semana, record mundial, pero mirémoslo por la parte positiva, ya no estoy castigada.

12/01/2003

Vale, las cosas han dado un vuelco de 180 grados. Tenemos a papá triste a Maru orgullosa de mí, a Chechu y Hogai cabreadísimos conmigo. Eichi me adora, soy su referente. Shoyo sigue siendo igual de payaso y Ai me mira con los mismos ojos que mira Susi a Laura cuando está se come una galleta antes de cenar. Y Hiroani, pues no lo sé, creo que aun no se ha formado una opinión sobre mí.

En el cole, pues genial, las clases muy bien, Joe y Valeria se han hecho amigos, por lo que a la hora de comer hemos hablado de música y cine, en vez de ropa. Por la tarde he hecho cocina, y me ha salido una tarta de queso alucinante. Y me he tenido que despedir de judo y de español. Si a partir de ahora haré debate y caligrafía. ¿Decisión de Chechu? No, decisión de Daisuke, que esta tarde se paso por el colegio para firmar la nota (ahora tendré que aprender a falsificarla, malos pensamientos alejaros) y para hablar con mis profesores. Y de paso para reajustar mis horarios. ¿Quizás 2 semanas sin hablar con Barcelona no era tan malo?

Bueno, supongo que tendré que esforzarme más, pero lo del judo me ha jodido un huevo. Ya sé que solo caía, pero supongo que algún día nos iban a enseñar a pelear ¿no?

A casa he vuelto en el coche de papá, es un coche familiar, así que se va más cómodo. Durante el trayecto me ha comentado sobre el reajuste de horarios y la charla con los profes. Todo ha sido muy cordial, ni gritos, ni bufidos, ni pescozones. Claro que el festival, me esperaba al llegar a casa. Cuando he llegado me he puesto a hacer los deberes en el salón, si en el salón, ahora tengo que hacer los deberes allí. Bueno espero que Eichi me deje los plastidecors. Shoyo también hace los deberes allí así, que no es tan grave. Y cuando he acabado me proponía irme al despacho de Chechu a hablar con Olga y explicarle todo lo que había pasado. Chechu aun estaba en el trabajo así que no había problemas. Pero cuando estaba en medio de la conversación, ha aparecido Hiroani (el guapo) y me ha dado un pescozón. Por los visto lo de mi castigo es vox populi en casa. Hiroani es muy guapo y tiene una voz muy sensual, pero me ha echado del despacho sin dejarme ni tan siquiera despedirme de Olga. Y tampoco me ha dejado ver la tele con Eichi. Hiroani durante la semana vive en la residencia de la universidad, solo está en casa los fines de semana. Así que hoy lunes, ni tan siquiera tenía que estar aquí.

Bueno la hora muerta que nos quedaba hasta cenar, nos la hemos pasado hablando, me ha preguntado cosas sobre España, pero sinceramente no tengo mucha locuacidad cuando me dan un pescozón.

Por lo visto Hiroani, me estaba haciendo un favor, con el humor que estaban Chechu y Hogai me hubieran pillado en el ordenador, allí se podía haber montado una gorda. A Chechu no le gusta que le contradigan, cuando él dice que se hace una cosa, se hace y punto. Para algo es el mayor. Y lo decía sin escapársele la risa, en serio. Y que cómo yo había ido a papá después de que él y Hogai me castigaran, no tan solo le había desobedecido sino que le había hecho quedar en muy mal lugar con papá.

Y visto lo visto en la cena, Giro tiene razón, papá parecía realmente enojado con Chechu y con Hogai, a los demás, incluida yo, nos trataban como siempre, muy cariñosamente. Pero con Chechu y Hogai era muy tosco.

Por lo visto ayer a la noche, después de bajar a hablar con papá, papá despertó a Chechu y Hogai y estuvieron discutiendo hasta llegada la mañana. Y tanto Chechu y Hogai se había ido al trabajo sin dormir, sin desayunar y con la bronca de aquí mi amigo, el pater familias. Bueno si yo tuviera su edad, también estaría cabreada. Pero ellos se lo han buscado, le conocen mejor que yo, y sabían que si ellos hacía de padres y le ocultaban mis cosas, se iba a cabrear.

Maru ha sido muy lista hoy ha hecho sopa y bolitas de pescado que se comen muy bien con palillos, así que en cuanto he acabado me ido para la habitación. No tengo ni pizca de sueño, pero paso de ir al salón, no al menos por unos días. Mañana me tocará ir al cole en el coche de Chechu, ojala me pusiera enferma.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Henry The VIII -

Gracias por tu visita. Y enhorabuena por tu blog.

Yo de Japón no sé mucho, pero sí de Pyongyang porque me invitó el gobierno norcoreano a pasar un fin de semana. Pero eso ya lo expliqué en un post.

Salutacions

P.S. Que no me hagan preguntas tan difíciles para enviar comentarios. ¡Vaya suma! Suerte que tengo el Excel.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres