Blogia
La Nota

La Nota 22/01/2003

22/01/2003

Eichi, se encuentra mucho mejor, hoy ya ha vuelto a hacer el marrano con el desayuno. Esta semana no irá al cole, así lo ha dicho Fuku. Pero Maru ya le ha dicho que mañana se tiene que poner al día con las cosas del cole. Estas madres. Bueno nos hemos dejado a Eichi jugando con la videoconsola y así es exactamente como nos lo hemos encontrado cuando hemos regresado del cole.

Las clases de esta mañana han sido inaguantables, estaba a punto de ponerme a chillar, ¿que pretenden dar la materia de todo el trimestre en una semana?. La sala de estudio estaba a petar a la hora de comer, afortunadamente, con la mierda de la semana cultural, a la tarde estaba casi vacía. Takeshi y Amane han aprovechado la hora del almuerzo para abordarme, desde el incidente de la nota que Amane me esquiva. Por lo visto, están preocupados porque aun no me he apuntado a ningún club. Les he preguntado si tenían club de siesta, pero no lo han entendido. Me han dicho que es importante apuntarse a un par o 3 de clubs. ¿Y de donde saco yo el tiempo?. Mira yo ya soy del Club super3, club nintendo y del club natación Montjuïc así que ya he cumplido. No estaba de humor, las clases de esta semana son asquerosas. Takeshi me ha dicho que el Sábado no hay clases (ya lo sabía), pero que todos los alumnos venían con sus familias a ver las paraditas. Le he preguntado si era obligatorio. Se ha reído, y ha dicho que no, pero que es la costumbre. Así los padres participan en las actividades de sus hijos. Papá y yo hacemos caligrafía juntos, creo que por esa parte ya estoy cumplida. Además ya he hecho planes para el sábado. Nos vamos a casa de Joe, tiene piscina climatizada, y su padre nos va a hacer una barbacoa.

Después de estudiar 2 horas en la sala de estudio, me ha entrado un dolor de cabeza enorme. Así que he ido, ha dar una vuelta, para despejarme. Y he ido al mismo parque que fui ayer, a ver si veía a Shoyo y sus amigos. Y ¡Bingo! Allí estaban, haciendo el animal en los columpios ¿qué opinaría papá de que fume Shoyo?. Me han entrado muchas ganas, de darle un susto, pero me he sabido aguantar. Y he vuelto a seguirles y espiarles. Es muy divertido. El trío lalalá están hechos unos gamberretes. Fuman, beben, hacen el burro por la calle, juegan en los recreativos. Y lo mejor Shoyo tiene novia. Y sé quien es, la conozco. Es la hermana de Kyo, ¿qué pequeño es el mundo, verdad? ¿Será ella, la chica por la que le castigaron? No lo creo, me parece que la hermana de Kyo, también va al cole. No lo sé, se lo preguntaré a Glutamato.

He vuelto al cole justo un minuto antes que llegara Hogai, hoy me ha recogido él. Cuando he llegado a casa, papá ya estaba allí, le ha comprado un montón de mangas a Eichi. Espero que me los deje leer, cuando haya acabado. Hiroani también estaba allí, estaba jugando a la consola con Eichi.

Papá nos ha mandado a hacer los deberes a Shoyo y a mí a la biblioteca. En el salón había demasiado ruido. Yo le he dicho que no tenía deberes, que hoy nos habían dado solo material para estudiar. Así que me ha puesto unos cuantos ejercicios de caligrafía, y me ha dicho que me pusiera a estudiar, que antes de cenar me preguntaría la lección. ¿Preguntarme la lección? Yo no soy Eichi, no tengo 9 años. Lo de preguntar la lección es para criaturas, no necesito a nadie para saber si me lo sé o si no me lo sé. Shoyo, la he hecho gracia, que me enfadara tanto por lo de preguntarme la lección. Me ha dicho que a veces aun le pregunta a Hiroani la lección. No me ha quedado más remedio que reírme, aunque estaba enfadada y no quería. No me imagino a Hiroani recitando un tema y papá diciendo “bién, bién, aquí tienes que repasar más”.

Efectivamente, antes de cenar me ha preguntado las 2 lecciones de literatura japonesa que hemos hecho hoy. Me las sabía, vale que he dudado con un par de nombres, pero es que tienen unos nombres tan raros. Me ha dicho que antes de dormir me los volviera a leer. He estado a punto de soltarle una bordería. Pero como dice Susi, después de un primer bofetón estate segura que vendrán un segundo y un tercero. Así que me he mordido la lengua. A Shoyo también le ha preguntado, pero él se lo sabía al dedillo, me ha dado miedo y todo.

Hemos cenado pizza, otra vez. Por mi encantada, acabo de descubrir otro plato preferido. Las pizzas de Maru. Pero Chechu y papá se han quejado. Dos días cenando lo mismo les parece un suplicio.

Esta noche cuando iba a conectarme al messenger, papá me ha pillado, eran las 2 de la mañana, y se supone que debía de estar durmiendo. Me ha dicho que mañana por la tarde hablaremos. A puesto el mismo tono de voz que Mamá, ha sido acojonante. Es como si el espíritu de mamá hubiera poseído a papá y hubiera hablado a través de él. Ha puesto incluso la misma mueca.

Bueno son las 2:30 más vale, que me vaya a dormir.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres